sábado, 12 de enero de 2008

LAS ESTATUAS

En 1865 el ciudadano italiano Luigi Josue Rainusso compró el antiguo Molino de Santa Clara y a la pobre edificación encontrada, le hizo grandes mejoras y ampliaciones. Su alto sentido artístico italiano se manifestó no sólo en la arquitectura propia del molino, sino en los detalles arquitectónicos que le supo otorgar, trayendo muchos de ellos desde la misma ciudad de Florencia.

Así esta edificación construida para uso industrial se convirtió en una exquisita muestra del arte italiano. Además de vestir escaleras, columnas y otros elementos del molino con mármol de Carrara; la fachada fue adornada con 18 esculturas de mármol de muy buena factura firmadas por el artista florentino Casoni en 1865, que hoy se encuentran dispersas en diferentes instituciones de Lima.

Relación de estatuas que adornaban la fachada del Molino de Santa Clara
Primer Piso: Cervantes, Volta ,Andrea Doria, Rafael de Sanzio, Dante Alighieri, Miguel Angel, Macchiavello, Víctor Alfieri, Galileo Galilei.
Segundo Piso: Colón, Cavour, Marco Polo, Vittorio Manuel, Diógenes, Símbolo de Cleo, Alegoría I, Alegoría II Alegoría III.


Logré un registro fotográfico de once de las 18 estatuas de la fachada original. La búsqueda fue larga pero dio como resultado encontrar estas estatuas en muy buen estado y custodiadas por instituciones: 4 en la Biblioteca Nacional, 4 en el Museo de Arte Italiano, 2 en los jardines del Museo Pedro de Osma. Existe una en el atrio de la iglesia del Cercado que está un tanto deteriorada.
Los descendientes directos del señor Rainusso -italianos, pero preocupados por la historia del molino-, cuentan que las pequeñas estatuas que hoy adornan la plazuela del Cercado y la gran estatua que se encuentra en el hall del local del Beneficencia Pública, formaban parte de la colección que se encontraba en el interior del molino de Santa Clara.

Tengo información no verificada de otras estatuas , pero estaré agradecida si alguien puede proporcionar mayor información al respecto y pueda enriquecer esta historia y más aún, dar señas comprobadas de la ubicación de las que faltan. Poder reconstruir parte de esta memoria contribuirá a enriquecer una propuesta de puesta en valor que más adelante podré comentar.

2 comentarios:

Aldo dijo...

Trabajé unos meses en la Biblioteca Nacional de Abancay, y recuerdo las bellas estatuas que ahora están en sus salones. ¿Alguien sabe como acabaron ahí?

Tomas Kempis dijo...

LAS ESTATUAS DEL CERCADO ESTAN EN PERFECTO STADO Y LA PLAZA TOTALMENTE RESTAURADA POR LA ALCALDESA VILLARAN Y GOZAN D SEGURIDAD 24 HORAS RESTAURADAS TOTALMENTE ENTRE A NUESTRO FACEBOOK